MARÍA EN EL NACIMIENTO DE JESUCRISTO

Oración de diciembre

INTRODUCCIÓN:

¡Feliz Navidad! Desde que María dio a luz a su Hijo en la cueva de Belén, Jesús no ha dejado de nacer en nuestro mundo, en nuestras vidas, en nuestras familias. La gloria de Dios que nace es la paz, la vida y la esperanza para la humanidad entera. Esta gran noticia nos llena de alegría y de esperanza; vamos a celebrarla con la Eucaristía.

CANTO DE ENTRADA:

https://www.youtube.com/watch?v=F_EG6QtRIhA

LECTURA DE LA PALABRA: Lc 2, 1-14 (Hoy os ha nacido el Salvador)

En aquel tiempo, salió un decreto del emperador Augusto, ordenando hacer un censo del mundo entero. Este fue el primer censo que se hizo siendo Cirino gobernador de Siria. Y todos iban a inscribirse, cada cual a su ciudad. También José, que era de la casa y familia de David, subió desde la ciudad de Nazaret, en Galilea, a la ciudad de David, que se llama Belén, en Judea, para inscribirse con su esposa María, que estaba encinta. Y mientras estaba allí le llegó el tiempo del parto y dio a luz a su hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no tenían sitio en la posada. En aquella región había unos pastores que pasaban la noche al aire libre, velando por turno su rebaño. Y un ángel del Señor se les presentó; la gloria del Señor los envolvió de claridad, y se llenaron de gran temor. El ángel les dijo: –«No temáis, os traigo una buena noticia, una gran alegría para todo el pueblo: hoy, en la ciudad de David, os ha nacido un Salvador: el Mesías, el Señor. Y aquí tenéis la señal: encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre.»

De pronto, en torno al ángel, apareció una legión del ejército celestial, que alababa a Dios, diciendo: –«Gloria a Dios en el cielo, y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor». 

Palabra del Señor.

COMENTARIO DEL EVANGELIO:

Introduciéndonos en el misterio de la Navidad, el profeta Isaías anuncia jubiloso el fin de la dominación enemiga gracias al nacimiento del “príncipe de la paz”. Son palabras de alegría y júbilo que el profeta hace sonar en la noche del desencanto y del dolor de los hombres, anunciando que Dios va a encender la Luz de su esperanza y su alegría. 

San Pablo habla de las dos venidas del Señor, la que ya sucedió, y la que esperamos al final de los tiempos. Para este tiempo de espera, San Pablo nos da unas consignas para la conducta de los cristianos.

Cuanto profetizó Isaías se cumple en la persona de Jesús, un Niño Rey, luz que brilla y trae la salvación y la alegría a los hombres. Este Niño no sólo llena de ternura los corazones, sino que es la presencia viva de la gracia que Dios nos ofrece y exige de nuestra parte la respuesta de una vida de entrega y confianza.

PREGUNTAS DE REFLEXIÓN

1. ¿Cómo sería el mundo hoy si Dios no hubiera decidido hacerse hombre?

2. ¿Está mi corazón preparado para recibir a Dios en estos días?

3. ¿Soy mejor persona esta Navidad que la anterior?

4. ¿Verdaderamente dejaré que Cristo nazca en mi corazón el próximo 24 de diciembre?

5. ¿Cómo puedo demostrarle al mundo que Dios hecho hombre, en verdad se encuentra en mi corazón?

PETICIONES (4-5 peticiones)

En este día de Navidad, en que Dios se ha acercado tanto a nosotros, oremos al Señor con toda confianza.

1. Por la santa Iglesia, para que, al celebrar la fiesta de la Natividad del Señor, todos sus hijos renazcan a una vida nueva. Oremos.

2. Por los que gobiernan el mundo y rigen los destinos de las naciones, especialmente por los de nuestro país, para que se dejen invadir por la paz del niño que nace y busquen restablecer la armonía y la paz en nuestra sociedad. Oremos.

3. Por todos los pueblos, para que escuchando el anuncio de los ángeles, emprendan nuevos caminos de concordia y todos aprendamos a vivir en la paz que nos trae Cristo que nace. Oremos.

4. Por todos los que en esta noche sufren por la ausencia de sus seres queridos, por la enfermedad o la angustia, para que sean consolados por la presencia salvadora del Señor. Oremos.

5. Por los que esta noche nos hemos congregado en torno al altar de Dios, para que realmente Cristo nazca en nuestros corazones y hagamos de nuestra vida un altar para Jesús. Oremos. 

Recibe, Señor, nuestras súplicas, y junto con ellas la ofrenda de nuestros corazones, para que loscolmes de paz, alegría y santidad. Por Jesucristo nuestro Señor.

ORACIÓN FINAL

Bienvenido, Señor, a este mundo

a todos los corazones de los pobres,

a las familias que no te conocen,

a los que no han oído nunca hablar de ti, a

los que están distraídos con otros dioses,

a los que viven azotados por la guerra y la

violencia,

a todos los enfermos que hoy sienten dolor,

a los que tienen la familia rota,

a los que no tienen hoy nada que comer,

a los que el paro les tiene agobiados, a

los ancianos que se sienten solos

y a todos los seres humanos de cualquier

lugar. Bienvenido a nuestro mundo Jesús.

Haznos más hermanos, más niños, más

sencillos,

más cercanos y más humanos,

más fraternos y más justos,

más divinos y más humanos,

en este día de Navidad, llénanos de tu

amor… Queremos volver a nacer en este

día, que renazcan la fe y la esperanza,

que renazcan el amor y la justicia,

que renazcan el diálogo y la

solidaridad, que renazca la paz.

Y que hoy y todo el año sea Navidad,

nacimiento, comienzo de una vida feliz,

una vida sencilla, próspera y

compartida Porque hoy es Navidad

CANTO FINAL:

https://www.youtube.com/watch?v=LZU0p7vB6DQ

Potrebbe piacerti anche ...